Iglesia de Santa María en Santa Cruz de la Serós

Iglesia del monasterio de Santa María; la más antigua de Aragón.

Santa Cruz de la Serós es un municipio muy bonito y poco frecuentado de la comarca de la Jacetania en la provincia de Huesca, considerado como conjunto Histórico Artístico del Camino de Santiago, en él encuentras la iglesia del monasterio de Santa María de finales del siglo XI, considerada como patrimonio histórico artístico. El templo es el único vestigio del convento de benedictinas que fue fundado por Sancho Garcés y su esposa Urraca Fernández. Dicho monasterio alcanzó su máximo esplendor cuando Doña Sancha ingresó como abadesa en el siglo XI, allí fue enterrada y su sarcófago se encuentra en Jaca.

El recinto se destaca por lucir una nave muy alta y una bóveda en el crucero remarcada por el típico ajedrezado jaqués, tiene adosada una esbelta torre como muestra de la doble función que ejercía. La iglesia de Santa María es un lugar que definitivamente tienes que visitar en este bello municipio de Huesca ya que constituye una verdadera joya del románico considerada como la más antigua de Aragón.

Artículo en construcción

Descripción de esta joya del románico primitivo aragonés

La iglesia de Santa Cruz de la Serós hace parte del inventario del Camino de Santiago, está inspirada en la catedral de Jaca, sobresale por su sencillez y la combinación de los diferentes volúmenes, tiene planta en cruz latina y su fachada es de sillería. Presenta única nave cubierta por bóveda de cañón que se articula mediante arcos fajones, remata en ábside semicircular orientado al este. El presbiterio está flanqueado por dos capillas de planta cuadrada cubiertas con bóveda de crucería, las cuales a su vez originan dos pequeños ábsides. La capilla del lado norte tiene un retablo gótico, que correspondía al antiguo retablo mayor del templo, en él se aprecia la hornacina con la imagen de la Virgen y el Niño realizada en alabastro policromado de finales del siglo XV. La capilla del lado sur también guarda dos retablos del siglo XVII y XVIII, el primero tiene un lienzo de San Jerónimo y el otro está dedicado a los santos Voto y Félix.

Sobre la bóveda del tramo de la nave que está próximo a la cabecera hay un espacio llamado la cámara, único en la comunidad autónoma. Este espacio estaba destinado a servir de habitación principal para la comunidad benedictina. Del brazo sur del transepto se desprende la torre con cúpula en zigzag, está dispuesta en tres cuerpos que luego hacen su remate de forma octogonal, la torre tiene en cada uno de sus cuerpos ventanas partidas y geminadas.

La iglesia de Santa María tiene una portada principal con arquivoltas que se sustentan en columnas dobles con capiteles de hojas y bolas, el arco exterior presenta una moldura de ajedrezado. Las arquivoltas se encuentran centrando un tímpano del siglo XI, que recuerda al de la catedral de Jaca. En él reposa un crismón con dos fantásticos leones y una inscripción. La portada se encuentra resguardada por un alero que descansa en ménsulas de piedra decoradas con hojas y cabezas de animales. Existe otra puerta con decoración más austera que servía para comunicar con las dependencias monásticas.